Blog de Lorein Ruggia

La Tonada Como Expresión De La Sencillez Del Llano Venezolano


     Desde hace mucho tiempo muchas generaciones de venezolanos se han sentido identificados con el género musical de la tonada, aunque no somos los únicos en deleitarnos con dicho género folclórico, pues también se encuentra presente en países como Chile y Argentina (cada uno con su toque diferente). La tonada se pasea por la sencillez de la vida diaria, se alimenta de la rutina, en nuestro país Venezuela especialmente sirve de expresión para los trabajadores del llano en especial del llano apureño, así es como se inspiró nuestro querido y fallecido Simón Díaz, quien rescato o le dio vida a nuestra tonada con sus composiciones, ya músicos como José Reyna un precursor de la tonada pero con joropo dejaron su aporte en la historia, igualmente el músico Eduardo Serrano se destacó en la tonada-joropo,  todos ellos músicos que se formaron junto al maestro Vicente Emilio Sojo, Gabriel Montero, Pedro Bravo, José Lorenzo Llamozas, de hecho el mismo Simón Díaz que se pudiera pensar que nunca estudio música formal, pues si lo hizo durante 6 años con el Maestro Vicente E. Sojo, incluso en algún momento fue compañero de aula del Maestro José Antonio Abreu fundador del sistema de orquesta en Venezuela.

     Se hace inevitable ligar la tonada llanera al Tío Simón ya que él se empeñó en desarrollarlo e hizo que se destacara el género, recopilo y compuso tonadas que incorporó a su repertorio musical, la tonada son cantos para el trabajo que expresa emociones, sentimientos en el cual surge la letra de forma espontánea, nace de lo que se le va ocurriendo al trabajador, es como una especie de improvisación sobre la jornada misma del trabajo y su entorno. El Apure es muy bello, los trabajadores y músicos se inspiran en el hábitat, en las especies y en sus propias vivencias para crear cada letra, letras que hablan de la brega cada madrugada en el ordeño, en el arreo de las bestias (caballos), la pesca, la cría de animales, es un canto tan extenso como la misma plenitud del llano. Para ejemplificar estos cantos se selecciona un extracto de la Tonada Garcita de Simón Díaz, a continuación;

Garcita, garcita me voy camino a la cita

Donde están los comederos donde la palma y el rio

Aumentan mi desespero… 

Rio crecido, rio crecido rebaja tu tempestad

Que los chinchorros de noche se mueren de soledad

Bebe, bebe, cabrestero

Bebe, de mi morichal, que muchas güita camino te faltan para llegar.

   Es así como Tío Simón cuenta una actividad llevada a cabo por los peones de los hatos y es el arreo de ganado que necesitan por las inundaciones desplazarlos a tierras más altas, pero que se hace con cantos relatando lo que va ocurriendo, y lo que tiene el peón en la mente es el afán de que el rio crecido rebaja su tempestad para poder cruzar pronto a ver a la posible novia que dejo en una de esos pueblos en el último viaje. Otra historia se refleja en la primera tonada de Tío Simón, titulada: La Tonada Del Cabrestero, a continuación un extracto de ella;

Camino del llano viene puntero en la soledad

El cabestrero cantando, ay, su copla en la madrug’a

La luna busca la sombra y no la puede encontrar

Porque la sombra se esconde detrás de la madruga

No Llores más nube de agua, silencia tanta amargura

Que toda leche da queso y toda pena se cura.

     En esta tonada se percibe un canto de lamento, debido a que lo que normalmente acostumbra a hacer el peón desaparece y la luna busca la sombra pero no la puede encontrar. Cuenta Tío Simón que en los años 50 se incrementó el consumo de leche en el país, de manera que, la idea era industrializar o mecanizar las fincas lecheras para cubrir la demanda, consecuencia de esto la tradición de la tonada se perdería porque no habría peón que cantara nada ya que no podría ordeñar, y bajo ese pensamiento de melancolía nace La Tonada Del Cabrestero y así muchas otras ligadas a la actividad del llano venezolano.


https://www.youtube.com/watch?v=WfXkyOpuAEA

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: